La formación barcelonesa de rock´n´roll liderada por un “frontman” de la talla de Dani Nel.lo (Los Rebeldes, Dani Nel.lo y la Banda del Zoco), se jacta en público de pergeñar “el sonido jambofónico”, que definen como una “combinación alocada entre rhythm & blues cargado de energía y enfermizo rock cincuentero”.

Los Mambo Jambo: “En la música estás en misión constante”

Escrito por .

3.4 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.40 (5 Votos)
Mambo Jambo

 

No son muchas las bandas actuales que pueden presumir de haber creado un sonido propio. La formación barcelonesa de rock´n´roll liderada por un “frontman” de la talla de Dani Nel.lo (Los Rebeldes, Dani Nel.lo y la Banda del Zoco), se jacta en público de pergeñar “el sonido jambofónico”, que definen como una “combinación alocada entre rhythm & blues  cargado de energía y enfermizo rock cincuentero”.

Lo cierto es que sus comparecencias en directo, que han girado por un sinnúmero de países, son sencillamente arrebatadoras, trenzados a base de composiciones instrumentales en la que cada uno de los cuatro componentes se muestra implicado en el proyecto y luce versátil con su instrumento.

En el caso de DaniNel.lo, la oportunidad de ganarse la vida a través de la música le alcanzó en plena adolescencia mediada la década de los 80 (cuando aún se valoraba socialmente la música y se pagaba por un álbum o un concierto en una sala) con la incorporación a Los Rebeldes, con quienes registró nada menos que 8 álbumes. ¿Cómo recuerdas aquella etapa y en qué medida sirvió para forjarte un carácter como músico y como persona?

Fue mi principio. Aprendí a tocar el saxo, como quien dice, en el escenario. Siempre estaré agradecido por la confianza que Carlos, Moisés y Aurelio pusieron en mí. Con Los Rebeldes aprendí lo que era girar, grabar y estar en la profesión. En cuanto a lo que recuerdo de esa etapa; fueron once años. Hubo momentos de todo, pero en general todo positivo y lo que no es tan positivo, nunca fue por parte de la banda o lo musical, sino al contexto mercantil que nos rodeaba. Mucha de la precariedad que vive el sector hoy se cocinó durante los noventa. Fueron unos años de pelotazo en el negocio musical, pero ¿sabes qué? La música siempre saldrá adelante porque es una necesidad humana, una forma de expresión básica.

Supongo que el hecho de haber logrado cierta repercusión mediática con Dani Nel.lo y la Banda del Zoco a finales de los 90 habrá sido una experiencia enriquecedora y que os habrá reportado numerosas vivencias y lecciones para vuestra vida. ¿Qué es lo más valioso que extrajisteis de dicha etapa musical? De lo aprendido entonces, ¿en qué medida condiciona decisiones que estáis tomando en proyectos actuales?

Con la Banda del Zoco sacamos dos discos e hicimos las giras correspondientes. Experimenté mucho en ese proyecto. Creo que fue una época de búsqueda de una voz propia y un momento de probar cosas nuevas. Creo que un músico tiene que probar distintos caminos y diferentes contextos en los que expresarse. De todas maneras, cometí un error: me alejé demasiado de mi voz musical principal que es mi saxo. Con la voluntad de cantar, escribir y tocar la guitarra, perdí momentáneamente el contacto íntimo con el saxo y esto hizo que no me identificara con plenitud con el resultado final. De todas maneras, mantengo un buen recuerdo de esa etapa. Lo bueno de la música es que no es una carrera con un objetivo o meta definitiva. Siempre estás buscando, navegando...nunca llegas a puerto y piensas: ya he llegado donde quería musicalmente y me quedo aquí. Estás en misión constante por el espacio como la nave Enterprise. De cada proyecto sacas tus lecciones.

Cada uno de los componentes de Los Mambo Jambo mantenéis en la actualidad proyectos en paralelo: Ivan Kovacevic en Barcelona Gipsy Klezmer Orchestra o Barcelona Big Blues Band, Dani Baraldés en the xXx Band, Dani Nel.lo en Sax-o-rama… ¿Se trata de una pura necesidad vital de crear en diversos ámbitos musicales o es una manera digna de pagar las facturas a fin de mes? ¿Qué dificultades os ocasiona compaginarlos? ¿Cómo decidís cuando un tema encaja en un concepto de banda y no en otro?

Sí, tenemos varios proyectos paralelos en marcha. Creo que básicamente lo que hacemos a parte de Los Mambo Jambo enriquece al sonido de la banda. Es muy sano tocar cosas distintas. Hombre, casi siempre son músicas afines. Ramas de un mismo árbol. A nivel de agenda es bastante complicado cuadrarlo todo, pero siempre que hay voluntad, se encuentran maneras de solucionarlo. ¿Si es necesidad artística o económica? La vida profesional de un músico siempre es un fino equilibrio entre las dos cosas. Lo importante es que cada nota que toques es porque realmente te apetezca tocarla.

musica1

Siempre me he preguntado en qué se basa una banda de rock´n´roll instrumental para nombrar los temas que compone sin la ayuda de una letra o estribillo pegadizo que recordar con facilidad (como si había en Nel.lo y la Banda del Zoco). ¿Cómo es el proceso de composición de los temas en Los Mambo Jambo, en qué grado participa del mismo cada uno de los componentes y qué os inspira para titular así los temas?

Se trata de combinar las ideas que trae cada uno al local de ensayo. A veces llegan las ideas más maduras, y a veces más verdes. Uno trae la idea principal de tema y acabamos de darle el toque entre todos. Es un proceso complejo pero muy interesante. Los títulos de un tema instrumental son muy divertidos de encontrar. Nos dejamos guiar por la sensación que nos evoca; cada tema tiene una película escondida bajo la melodía y el ritmo. Se trata de encontrarla y saber que palabras son las que la resumen con mayor precisión. Unos temas transmiten velocidad, otros exotismo, otros nocturnidad, otros te pueden evocar una escena, etc.

América Latina es siempre un lugar muy propicio para acoger a bandas españolas, en vuestra caso incluso fue publicado en México el álbum “Impacto Inminente” (2013). ¿Habéis tenido oportunidad de girar por otros países? ¿Qué acogida ha tenido allí Los Mambo Jambo y en qué medida es distinta de la que tiene aquí? ¿En qué medida os ha facilitado la tarea el hecho de que vuestra música sea instrumental?

Está claro, el hecho de ser una banda instrumental nos ayuda mucho. La música es un lenguaje universal. Hemos viajado mucho y tenemos la voluntad de seguir haciéndolo. En octubre vamos a Brasil y en marzo / abril del año que viene queremos volver a México. En México disfrutamos mucho. ¡Creemos que es un público único! Nuestra música, nuestra energía, funciona muy bien en ese contexto. También este año hemos vuelto a Serbia, donde nos sentimos a gusto. Europa, o lo queda de ella, también tiene su rollo. Hemos estado en Austria, Alemania, Holanda, Bélgica, Italia, Inglaterra. Ahora bien, nos morimos de ganas de ir a tocar a Japón.

En 2014 tenéis ocasión de registrar el single “Jackeline”/”Candelight” junto a Barrence Whitfield, el “frontman” norteamericano de la banda de rhytm&blues Barrence Whitfield & the Savages. ¿Cómo se gestó esta propuesta y qué tal fue la convivencia con un referente como Barrence? ¿Os hizo replantaros la idea de concebir la posibilidad de incorporar a la banda un cantante, u os mantendréis fieles al instrumental?

No, nunca hemos tenido cantante y no tendremos. Otra cosa es que hayamos colaborado con distintos cantantes en ocasiones. Colaborar con Barrence fue brutal. Desde los ochenta que venimos siguiéndolo. Es un torrente de energía y r'n'r, y al juntarnos fue como una re-alimentación foto-atómica. Lo recordamos con mucho cariño y estamos abiertos a nuevas colaboraciones con él.

Sois una banda que, además de publicar álbumes, habéis mimado a los coleccionistas y melómanos que os siguen publicando regularmente referencias en vinilo. ¿Por qué consideráis que sigue siendo necesario mantener este formato? Además de vuestra faceta de músicos, ¿ejercéis algún tipo de labor divulgativa como pinchadiscos o periodistas musicales?

Sí, somos bastante fetichistas. Nos encanta como usuarios y como compradores de música empedernidos, por lo tanto me parece consecuente hacerlo desde el otro lado. Tanto el formato de Lp como el de 7” son fantásticos. Enmarca las canciones dentro de un lienzo, de una duración, con unas medidas humanas y de buena degustación auditiva. Aparte de ir muy bien con nuestra música. Esto de tener una lista de reproducción inacabable está bien pero acaba produciendo el efecto “ameba”.

Fotografías: David Ruano