Breve repaso a las políticas de drogas del vecino luso

Despenalización integral: la experiencia en Portugal

Escrito por . Publicado en Reportaje

3.8333333333333 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.83 (9 Votos)
Despenalización integral: la experiencia en Portugal

 

Camino por las calles de Lisboa, subiendo sus empinadas cuestas hasta el Miradouro da Santa Catarina. Allí, turistas con sus cámaras fotográficas en ristre, sacando fotos del paisaje de la desembocadura. El puente del 25 de abril se alza majestuoso atravesando el Tajo. Cerca, unos jóvenes fuman lanzando espesas nubes blancas. El aroma dulzón y pegajoso del hachís corre rápido hasta disiparse en este lugar a cielo abierto. Es Portugal, el país que ha regularizado la situación de las sustancias psicoactivas. De todas ellas. Un sitio que sirve de referencia para otros países que comienzan a fijarse en sus políticas de libertad y responsabilidad, así como de educación y reinserción social. 

Breve repaso a las políticas de drogas del vecino luso

El origen

A finales de la década de los 90, el gobierno portugués encargó un informe a un reputado comité de expertos. Venían de sufrir un grave problema social y de salud pública, debido al fenómeno de la toxicomanía que asolaba el país, principalmente causado por el consumo abusivo de heroína. Los datos apuntaban a un número aproximado de 100.000 usuarios de heroína por vía intravenosa. Estos datos revelaban un problema que preocupaba gravemente a la población, como se deduce del Eurobarómetro de 1997, en el que los portugueses señalaban los problemas derivados de la droga como el principal problema del país.

Las recomendaciones de los expertos incluían una estrategia de intervención global, esto es, una guía completa para la intervención en este ámbito. De esta forma, la primera medida que se llevó a cabo fue la Ley Nº 7/97 8 de marzo que significaba la ampliación de la red de salud para el tratamiento de adictos a las drogas con el fin de garantizar a los ciudadanos el acceso, información, tratamientos… Fue el comienzo de las reformas que marcarían la diferencia en el futuro.

Las reformas

El 22 de abril de 1999 se fija un horizonte de actuación hasta 2004. A partir de la ley 7/97, Portugal vivió una profunda transición, no solo legislativa sino también de pensamiento. La  Ley Nº 30/2000, de 29 de noviembre despenaliza por completo el consumo de sustancias psicoactivas, definiendo un nuevo espacio legal y jurídico, amparando a su vez a las personas que consuman estas sustancias. Más tarde, la adopción del Decreto-Ley No. 130-a / 2001, de 23 de abril, dejó de considerar delito el consumo de drogas, así como la adquisición y posesión con objeto de consumo propio. Para la aplicación de este decreto, se crearon las Comisiones para la Disuasión de la Toxicodependencia, que vinieron a sustituir a los tribunales judiciales como respuesta del Gobierno.

El fortalecimiento de los sistemas públicos de Sanidad en áreas de prevención, tratamiento y rehabilitación, ha sido otro de sus puntos fuerts. Además, sus puntos de información, centros de respuesta en materia de reducción de riesgos, inclusión de equipos técnicos, equipos de calle, oficinas de apoyo y programas de apoyo y desintoxicación, han sido pioneros en la implantación de medidas al servicio del ciudadano.

Los cambios

Hace 16 años que el plan Antidrogas del gobierno portugués se puso en marcha. A día de hoy, la policía lusa no se molesta en perseguir a los pequeños consumidores. Nadie que sea interceptado portando una cantidad de droga inferior al consumo propio estimado para 10 días, será sancionado en primer lugar. Estas cantidades están fijadas en un gramo de heroína, de MDMA, o de anfetamina; dos gramos de cocaína, o 25 gramos de cannabis. Esto es un consumo diario de 0,1g de heroína; 0,2g de cocaína; 2,5g de cannabis; 0,5g de hachís; 0,05g de delta-9-THC; 0,1g de anfetamina, como puede observarse.

En el caso de que se reincida, será encomendado a uno de las Comisiones de Disuasión, antes mencionadas o a pagar una pequeña multa económica mediante el sistema de Tasas.  

A pesar de esta libertad, el tráfico de drogas sigue siendo perseguido y condenado por vía penal, así como el autocultivo y no hay ninguna ley que regule el cannabis terapéutico. Resulta curioso que una persona pueda consumir con más libertad pero tenga que recurrir al sistema criminal del mercado negro para conseguir su compra. Una contradicción, al parecer, muy del estilo portugués.

En palabras de uno de los máximos impulsores de estas reformas, João Goulão, médico y director del SICAD (Serviço de Intervenção de Comportamientos Aditivos en nas Dependencias): “la singularidad de la vía portuguesa no es la descriminalización del consumo, sino las políticas de reducción de daños y de reinserción social.” El conocido como “Zar Antidroga” portugués afirmó en una entrevista: “Portugal encontró una solución, admirada en el mundo entero, de descriminalizar sin despenalizar. Tenemos todo el tiempo para adaptar nuestras decisiones a la evidencia científica. No tengo ninguna resistencia mental a nuevas medidas permisivas, pero no debemos dar un salto adelante solo para ser los más modernos”.

Las cifras

Cuando estas medidas fueron tomando forma y siendo aplicadas, muchos políticos y gobiernos europeos se opusieron. Argumentaban que estas libertades traerían consecuencias en forma de aumento de la drogodependencia. Que las mafias camparían por las calles y que las drogas envenenarían a sus hijos. Demasiado tiempo viviendo a la sombra de políticas internacionales de la Guerra contra las Drogas, promulgadas por la administración norteamericana de Reagan o Nixon. Pero a la luz del informe ofrecido por la organización independiente Drugpolicy.org en junio de 2015, no ha habido aumentos significativos en el consumo de drogas. Es más, en Portugal se ha experimentado una reducción en el consumo general desde 2001. Además, las tasas de consumo de drogas permanecen en éste país por debajo de los estándares europeos. “No hay duda de que el fenómeno de la adicción va en declive en Portugal”, afirma João Goulão.  “El resultado de una serie de políticas que tienen como propósito la reducción tanto de la oferta como de la demanda.”

Como podemos ver en la siguiente gráfica, proporcionada en el informe estadístico de 2015 sobre Substancias Ilícitas de SICAD, por ejemplo en el cannabis, la evolución tanto en el consumo como en la dependencia se ha reducido en el periodo 2001-2012.

Despenalización integral: la experiencia en PortugalFuente: Sicad.pt

También podemos observar en esta gráfica, que el número de personas notificadas enfermas de VIH y SIDA, uno de los problemas que originó el cambio legislativo, ha venido reduciéndose de forma muy significativa.

portugal 2Fuente: Sicad.pt

En la calle

Desciendo por la calle Rua da Vica de Duarte Belo. De noche, esta calle se convierte en un bullicioso rincón de Lisboa, donde no faltan las caipirinhas ni los mojitos. Un chaval me ofrece un botellín de Sagres bien fría. Me lo tomo sentado en las escaleras, donde conozco a un par de lisboetas. Simón y Tomtom me explican que no tienen clubes de fumadores pero que nadie me dirá nada por fumarme un porro en la calle. Aunque aún quedan asuntos por tratar y problemas por resolver, Portugal sigue siendo pionera en la regularización. Pero, ¿por cuánto tiempo? ¿Quiénes serán los siguientes?