«A lo largo de los tiempos se han usado muy distintos artefactos para fumar. Repasamos estos ingenios en una cronología»

Sin papel: historia de las pipas

Escrito por . Publicado en Reportaje

2.2916666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.29 (12 Votos)
Evolucion pipas

 

La marihuana nos lleva acompañando desde los albores de la humanidad. Desde ese momento, quizá hace 2000 o 2400 años, se empezaron a desarrollar instrumentos para su consumoAsí, utilizado como incienso en rituales religiosos o ingerido como alimento, en forma de cogollos o de hachís, el cannabis ha sido consumido de múltiples maneras a lo largo del tiempo. En este artículo, repasamos históricamente los utensilios más utilizados para dar un par de caladas. 

«A lo largo de los tiempos se han usado muy distintos artefactos para fumar. Repasamos estos ingenios en una cronología»

Chillum

Una herramienta ancestral debido a su sencillo diseño. Se trata tan solo de un tubo de forma cónica (normalmente fabricado en cerámica o madera) que alberga una piedra, esfera de metal o similar que evita que la mezcla se cuele hasta la boca del fumador. Esta boquilla se sitúa entre los dedos de la mano, quedando en postura vertical y se enciende, dando dos o tres caladas cortas para prenderlo bien y una larga, inhalando el contenido del hornillo. Se trata de un ingenio tan básico que ha sido hallado en excavaciones arqueológicas, tanto en la India, donde fueron utilizadas por Shadus y hombres santos, como en África y Sudamérica.

Narguile, Shisha, Hookah o Cachimba

Esta pipa es característica de países árabes, extendida sobre todo por Marruecos, Líbano, Turquía y Egipto. También conocida como “pipa de agua”, se estima su aparición entre los años 1500 y 1600, cuando la corte del emperador mongol Akbar comenzó a utilizar esta curiosa herramienta para consumir tabaco mezclado con miel. Sus piezas, de arriba a abajo, están diseñadas para construir un camino para el humo que atraviese el agua, con la intención de “purificarlo”. Así, la cazuela está construida normalmente en barro sobre la que se coloca el tabaco o el cannabis (lo adecuado sería hachís); cubierta por papel de aluminio o una rejilla agujereada, sobre la cual se coloca un carbón encendido. El humo recorrería el cuerpo que lleva hasta la base, extrayendo aire mediante una válvula, donde sería filtrado usando el agua e inhalado con la manguera que llega hasta la boca. Ésta agua podría ser sustituida por otros líquidos como zumos de frutas o licores para cambiar el sabor del humo.

Sebsi

Una curiosa pipa tradicional proveniente del norte de Marruecos, muy alargada, de cazoleta reducida hecha de barro, que se utiliza casi exclusivamente para fumar la mezcla de tabaco, hachís y pequeños restos de cogollos y hojas. Tras las dos pequeñas caladas que permite la cazoleta, el contenido se sopla a través del tubo y se carga de nuevo.

Pipas de fumador

Otro básico. Confeccionadas para fumar tabaco o cannabis, las pipas comunes han elaborado un amplio catálogo de formas y materiales. Y bien sean de arcilla, espuma de mar, brezo u otro tipo de madera, todas funcionan de la misma manera y tienen su propia técnica, ya que hay que mantener una temperatura adecuada en la cazoleta que alberga la mezcla para quemarla de forma uniforme y mantenerla encendida. En éste ámbito, encontramos la conocida pipa para fumar marihuana, de tan pequeño tamaño que se incluye a veces como llavero.

Bong

Uno de los artefactos más vistosos de la parafernalia de fumador son estas pipas que utilizan el antiguo sistema del filtrado con agua. Se trata de un objeto alargado, fabricado en diversos materiales, tales como cerámica, vidrio o materiales acrílicos, que recuerda a un matraz de laboratorio. Elaborados con vistosos colores y sinuosos diseños, el objetivo de este aparato es filtrar, humedecer y concentrar el humo de nuestro cannabis, además de adaptar la idea del Narguile, consiguiendo un objeto más portátil. Así, suelen estar conformados por un cuello prolongado que conecta con la base donde se aloja el líquido. Al aspirar la mezcla contenida en la cazoleta que enlaza con el líquido mediante un tallo, el humo se concentra en la cavidad central y es respirado, extrayendo aire del exterior mediante un agujero (válvula) que se tapa y destapa con un dedo. A partir de este diseño base, se han elaborado desde complicados bongs industriales hasta versiones caseras utilizando materiales de uso cotidiano. Como curiosidad, la palabra “bong” es una variación de la palabra tailandesa “baung” (บ้อง) que se refiere a un tubo cilíndrico de madera para fumar.

Chalice

Catalogada también como “pipa de agua”, se trata de otra adaptación portátil de la Narguile, adoptada por el movimiento rastafari. También conocida como “Wisdom Chalice” o “Chillum Chalice”, se trata de una versión reducida de la Narguile, con un coco o recipiente similar en la base y una manguera flexible para su disfrute. Se basa en una cita del Deuteronomio que diría algo como: “gracias y rezos serán ofrecidos a Jahvé tras haber fumado el cáliz”.

Vaporizadores

¡La ciencia al servicio del fumador! Estas máquinas funcionan bajo el principio de no quemar la yerba, ya que al combustionar, la marihuana pierde propiedades y sabor. De esta manera, los vaporizadores calientan la sustancia sobre 200ºC para liberar su potencial y principios activos, sin llegar a incinerarla. Popularizados desde hace algo más de una década, son muchas sus ventajas en referencia a los ancestrales métodos de fumar. Pueden utilizar cannabis en cogollos o aceite esencial de marihuana, dependiendo del modelo. Aquellos que son más parecidos a los cigarrillos electrónicos, utilizan el aceite para “vapear”, en confrontación con los similares al modelo “Volcano”, una complicada máquina más parecida a un útil de cocina que a una sencilla pipa. Sistemas de convección versus sistemas de conducción, portátiles contra estacionarios, un universo de posibilidades abierto para ls consumidors, que deben decidir cuál es el modelo que más se adapta a su situación, gustos y economía.