Benito Díaz sigue y explica crecimiento y floración de unas semillas autoflorecientes Calamity Jane de Buddha Seeds, con grandes resultados.

Seguimiento en el balcón: Calamity Jane de Buddha Seeds Bank

Escrito por . Publicado en Reportaje

3.0833333333333 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.08 (12 Votos)

Benito Díaz

A principios de junio, éste cultivador recibió las semillas que le mandaban desde la casa Buddha. Éste banco, fundado en 2006 por el español Ernesto Llosá de Hemp Trading, ha venido sorprendiendo desde el lanzamiento de White Dwarf, una planta de gran estabilidad y crecimiento rápido. Señalar también que se trata de uno de los bancos españoles más prestigiosos y que cuenta con un gran equipo científico para desarrollar sus fenotipos, en contacto y colaboración con importantes instituciones y universidades extranjeras.

Buddha Seeds, ganadores de la Copa Hidroponía, celebrada por Spannabis 2014, ha lanzado su nueva variedad, Calamity Jane Autofloreciente, al parecer, fruto del cruce de varios fenotipos americanos con su famosa Magnum.

«Hay una pistolera nueva en el pueblo. Se llama Calamity Jane y

viene a hacerse un hueco en vuestros cultivos por méritos propios»

Adentrándonos en el aspecto formal, las tres semillas pardas enviadas por la casa no ofrecían mucha diferencia de otras cualquiera. Su superficie brillante y su color gris marrón con vetas más oscuras demostraban su frescura y buena salud.

La germinación de semillas para la aparición de las plántulas sucedió con alegría. Aunque las semillas de Marihuana son particularmente flojas en sus inicios, la germinación dio lugar a un tallo bien estirado. Los cotiledones dieron paso a la yema apical y a las primeras hojas en cuestión de días. Me sorprendió la fuerza con la que las plantas habían nacido, sin embargo, una de ellas pareció estancarse en el proceso de crecimiento.

En la siguiente etapa (día 40 desde su nacimiento), podemos ya apreciar la ramificación de las mismas, al menos nueve ramas cada una. Además, puede verse el comienzo de la floración, cuando el crecimiento se ha detenido. Dependiendo de su altura, las ramas tendrían distinta longitud, acortándose ésta a medida que ascendemos por ella. Fuentes consultadas explican que puede tratarse de algo común que una planta se quedase pequeña si fue atacada por un hongo en su nacimiento, aunque quizás si esto ocurre puede ser achacable a la estabilidad genética de la planta. En cualquier caso, la planta prosperó, aunque quedó pequeña y compacta, tal como podemos ver en las imágenes.

Ahora, ya a finales de agosto, con las plantas florecidas y maduras para su recolección (día 70 aprox), podemos observar las notables diferencias entre las que hayan sufrido algún problema en el crecimiento y las demás. Las condiciones climatológicas han resultado bastante importantes en este cultivo de balcón: hay que tener en cuenta que solo cuento con la aportación lumínica de la luz natural del Sol, esto es, carezco de cualquier tipo de foco o luz eléctrica. En el caso de usar estos sistemas artificiales, quizás la producción habría sido algo mayor.

Finalmente, nos encontramos con unas lustrosas plantas, de unos 42 cm de alto y cuyo cogollo central alcanza casi la mitad de su estatura, unos 24 cm. Su aroma frutal y sus notas de color naranja hacen de ellas un deleite para los sentidos.

Ahora, tras una ardua limpieza de raíces con el objeto de disolver cualquier resto de los abonos minerales que he utilizado, ardo en deseos de comprobar su sabor y producción una vez seco. Según la página de Buddha Seeds, anuncia una producción de 550-600 gramos por metro cuadrado, así como una “combinación de notas dulces con un penetrante sabor a cítrico, suavemente alimonado” en cuanto a gusto.

«El prestigioso banco de semillas nos presenta su nueva variedad autofloreciente.

Acompáñanos en su nacimiento, crecimiento y floración»

Debo decir que, gracias a los consejos de los expertos de Buddha Seeds, y a sus Calamity Jane, he conseguido plantas de una talla que nunca había logrado, a pesar del relativo fracaso de una de ellas. Se trata de una variedad que dará mucho que hablar, atendiendo a su producción y a su publicitada concentración de THC, según la página “capaz de tratar de tú a tú con las no-autoflorecientes más famosas del mercado” rondando el 20%.

La encuentro adecuada y versátil, tanto para mi cultivo de balcón como para un cultivo interior de SCROG, por ejemplo. Si tienes que elegir, no lo dudes, llévate unas Calamity Jane.

También puedes buscarla en http://hemptrading.com/tienda3/

Artículo de Benito Díaz.