Nos colamos en la redacción de la revista High Times en Nueva York...

¡High Times, high history!

Escrito por el . Publicado en Reportaje

4.125 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.13 (8 Votos)

 

Fundada en 1974 por el visionario, traficante y aventurero Thomas King Forçade, la primera edición de High Times fue pensada como una broma, como un suplemento puntual de la revista Playboy con el único objetivo de provocar.

Bueno, pues 40 años después, High Times sigue siendo la única revista impresa que habla de marihuana y que se vende a nivel nacional en los Estados Unidos.

Un viaje increíble, en el que han colaborado con autores del calibre de William Burroughs, Charles Bukowski, Hunter S. Thompson (quién contribuyó con varios artículos con su personal narrativa), Truman Capote o Andy Warhol (no te pierdas la foto de la navidad del 78 con Capote y Warhol en portada disfrazados de elfos).

Nos colamos en la redacción de la revista High Times en Nueva York y nos recibe amigablemente Rick Cusick, cara visible y memoria histórica de la famosa revista. Cusick es un hombre que guarda muchas anécdotas que contar, y su aspecto de “old-hippie” no debe llevarnos a equívoco, no es un hombre anclado en el pasado, a sus 60 y pico años es un hombre del presente y con una visión muy clara de hacia dónde van las cosas. No hay nostalgia en sus palabras, y nos cuenta mil anécdotas divirtiéndose, entre risas, y se emociona hablando del presente y de sus proyectos futuros.

Por ejemplo, hablando del pasado de la publicación, nos habla de Forçade describiéndolo como un visionario por haber concebido High Times, pero también por otras muchas cosas, como pensar en los Sex Pistols para la portada de High Times cuando nadie apostaba por ellos. Mucho antes de que se convirtieran en iconos del punk. Todo un personaje. Pero los que le rodeaban tampoco se quedaban cortos. Rick nos cuenta que tras la muerte del fundador de la revista, en el funeral de Forçade, los miembros de la redacción de aquel entonces pidieron una parte de sus cenizas a la familia del difunto, las liaron en un porro y se las fumaron. ¡Se fumaron a Forçade!

Y es que High Times ha contribuido a cambiar el mundo cannábico norteamericano. Hasta su aparición, la marihuana llegaba a los Estados Unidos de forma ilegal desde México, Colombia y otros lugares, pero con High Times la gente empezó a tomar conciencia de que la marihuana se podía cultivar en casa. High Times incluía publicidad en su contraportada de semillas, nutrientes, lámparas (y también fueron los responsables del primer manual de cultivo de Jorge Cervantes), y todos estos elementos (unidos a una gira mítica del grupo The Grateful Dead) cambiaron la mentalidad colectiva y sentaron las bases del cultivo en los Estados Unidos. De ahí comenzó todo un periplo de “breeding”, dando lugar a variedades tan míticas como la Bubble Gum, y que desembocaron en la corriente de marihuana terapéutica que ha llegado hasta nuestros días.

La revolución cannábica, según Rick, comenzó en Amsterdam, pasó por Vancouver (ciudad canadiense que llegó a ser bautizada como Vansterdam), para más tarde llegar a Oakland (también conocida como Oaksterdam). Ahora, Denver es el principal escenario de esta revolución, siendo uno de los primeros estados en legalizar la planta. Y el futuro, según su visión, está en Jamaica.

Sus vaticinios para el futuro cannábico incluyen la legalización en 2016 en California y Vermont. Una legalización que, según él, todavía no ha llegado a causa de los dispensarios terapéuticos, que se empeñan en mantener su status. E insiste en que Jamaica será el futuro de la marihuana en un corto plazo. De momento, su copa High Times, se trasladará en la próxima edición a la isla caribeña, los días 12, 13, 14 y 15 de Noviembre de 2015, tras el rotundo descalabro de la edición holandesa.

La conversación fue extensa, nos dedicó 2 horas de su tiempo, y daría para mucho más, dado que Rick es una persona entusiasta y divertida, que nos transmitió, a través de sus anécdotas íntimas y personales, su visión abierta sobre el mundo cannábico y sobre la vida. Inspirador es quedarse corto…

Fotos: Adele Corrado