Cerrar
No habrá cannabis terapéutico esta legislatura

No habrá cannabis terapéutico esta legislatura

Benito Díaz

El Gobierno de España sorprendía el martes 15 con el envío de una respuesta parlamentaria por escrito a la pregunta de la senadora del PNV, Josune Gorozpe Elezcano, al respecto de la regularización del cannabis de uso médico. La contestación del Ejecutivo aduce falta de estudios clínicos y a los supuestos efectos secundarios de la marihuana para exigir pruebas científicas de calidad, seguridad y eficacia con los que quizás acometer la reforma.

Con este documento de escasas tres páginas al que hemos tenido acceso íntegro, el Gobierno da un paso atrás en lo concerniente a la regularización de la vertiente Terapéutica, dando carpetazo por tanto a la cuestión recreativa. Las razones para este retraso se basan en la supuesta falta de análisis científicos y la necesidad de establecer tipologías y procesos de comprobación de los medicamentos en cuanto a su calidad para consumo.

Respuesta por escrito

Cuando se revisan las pruebas científicas sobre el uso terapéutico del cannabis (consumo directo de las sumidades floridas o con fruto de la planta de cannabis), se observa que el nivel de evidencia disponible no es suficiente para recomendar un uso generalizado en pacientes con determinadas patologías, contrariamente a lo que podría pensarse”, relata. En seguida, explica que no se han establecido programas para el uso médico del Cannabis, obviando las investigaciones científicas que sí se han dado en nuestro país. “La decisión de crear programas de uso del cannabis con fines terapéuticos en España se tomará, en su caso, ponderando la evidencia que exista sobre su eficacia terapéutica y los efectos adversos del uso del cannabis, es decir, aplicando un criterio lo más cercano posible a los criterios que rigen la autorización de medicamentos y valorando, asimismo, la idoneidad del cannabis frente a alternativas de calidad estandarizada (p.e. uso de extractos o cannabinoides aislados)”.

La información a la que ha podido tener acceso Cannabis.es, afirma que la eficacia terapéutica y la seguridad de los productos médicos derivados del Cannabis se está estudiando en la actualidad y no existe una decisión al respecto. “En España y en los países de nuestro entorno, y en aquellos que tienen un sistema regulatorio de medicamentos maduro, la comercialización de medicamentos va precedida de una evaluación de su calidad, y de su seguridad y eficacia en unas indicaciones determinadas. Las pruebas de seguridad y eficacia evaluadas en el trámite de autorización se obtienen principalmente en ensayos clínicos controlados. Esto es aplicable a los medicamentos autorizados que contienen cannabis o cannabinoides”.

Entre estos medicamentos, encontramos Sativex, Epidyolex y las importaciones de Navilona o Dronabinol “para casos excepcionales de esclerosis múltiple o antiemético en tratamientos oncológicos”. En una confusa explicación de los usos de estas terapias, la comunicación del Gobierno de España apunta a una extensa lista de efectos secundarios y apunta al Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías como su fuente de referencia.

El consumo de cannabis no está desprovisto de riesgos. Los más evidentes, y que motivan su inclusión en listas de sustancias fiscalizadas como estupefacientes, son sus efectos psicoactivos y que motivan su uso recreacional: inducción de un estado de euforia, confusión, somnolencia, alteración de la percepción, etc. En ensayos clínicos los efectos adversos a corto plazo que se han registrado son mareos, sequedad de boca, desorientación, nausea, euforia, confusión y somnolencia. La incidencia de efectos adversos graves fue baja. En algunos de los ensayos, la probabilidad de retirarse del ensayo por los efectos adversos era mayor en los pacientes que recibían el tratamiento activo (cannabinoides) frente a placebo”, asegura el Gobierno, sin especificar ninguna fuente al respecto.

Activismo

Conversamos con José Afuera, portavoz de la Confederación de Federaciones Cannábicas (CONFAC). “Existen evidencias científicas suficientes. Solo hay que ver países como Alemania o Italia, o la multitud de países que ya han regulado el Terapéutico. ¿Quiere decir esta respuesta que esos países son unos irresponsables, que han regulado sin tener evidencia?”. CONFAC muestra su preocupación por pacientes y personas que usan Cannabis terapéutico o que ya están usando los fármacos autorizados por la AEM.

El movimiento cannábico debe unirse para reclamar una regulación. La división en apoyo de los diferentes usos, tanto Terapéutico como Recreativo, no sirve para nada. Se debe establecer una normativa para todas las utilidades de la Marihuana, respetando la independencia y las particularidades de cada colectivo”, afirma Afuera. El portavoz anima a todas las Asociaciones y clubs cannábicos a que se afilien a CONFAC.

Hugo Madera, en representación del Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo de Cannabis, defiende que el documento trata unas cuestiones que están ya investigadas por tratarse de plantas medicinales de uso ancestral, ya legisladas a nivel nacional. También se refiere al ejemplo internacional de Alemania, lugar en el cual se puede acceder de forma natural a cualquier producto.

Las pruebas científicas son abrumadoras, solo hay que consultar las publicaciones online en PUBMED. Contamos con los informes de recalificación de la Organización Mundial de la Salud, cientos de estudios programados”, afirma Madera. “El problema real es que parece que se quiere sacar a la gente que lleva décadas luchando por la regulación del Cannabis en nuestro país. Da la sensación de que se quiere eliminar a la competencia para entregar un oligopolio a las empresas farmacéuticas, tabacaleras, ejerciendo fuerte represión y argumentando con excusas. Suplantar de esta forma a las personas y apostando por una regulación de Cannabis medicinal “light” en contra de una regulación integral, que es por lo que nosotros luchamos. Esto podría salirle muy caro al Gobierno, en términos económicos, y daría una baja accesibilidad a los tratamientos”, declara el portavoz de la OECCC.

Opinión

La respuesta del Gobierno central extiende estupefacción entre los actores sociales, que pensaban haber informado al detalle de todos los aspectos relativos a la legalización y regularización del Cannabis en nuestro país, con movilizaciones multitudinarias, reclamaciones en nombre de colectivos o charlas de expertos en órganos de alta importancia democrática. Las aplicaciones del Cannabis en el tratamiento del dolor crónico, son evidenciadas por verdaderas autoridades en los campos de la medicina, que al parecer no son suficientes, frente a los temibles efectos secundarios que pueden causar estos tratamientos en un enfermo oncológico: euforia, somnolencia y sequedad de boca.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Deberías tener 18 años para visitar este sitio.

Por favor, verifica tu edad:

- -