Cerrar
Despenalización y legalización medicinal: la propuesta federal demócrata en EEUU

Despenalización y legalización medicinal: la propuesta federal demócrata en EEUU

Benito Díaz

El grupo de trabajo del partido Demócrata en la oposición en Estados Unidos para la realización de un conjunto de propuestas progresistas, recogidas en un informe, propone la legalización medicinal y la despenalización con reparaciones a las condenas por cannabis, pero no su regulación integral como venía defendiendo el histórico aval del ala más progresista del partido, Bernie Sanders. Permitirían, eso sí, que los estados regulen el recreativo sin interferencia federal.

Este equipo de trabajo que reúne partidarios de Bernie Sanders y Joe Biden, lanza una hoja de ruta con las propuestas del Partido Demócrata norteamericano en diferentes áreas. Abordan cambios al respecto de las fuentes de energía hacia un panorama verde, restitución de Derechos Humanos, el tema del racismo, el COVID y la despenalización del cannabis a nivel federal, entre otros.

El grupo de trabajo o task-force, incluye a varios altos cargos del Partido Demócrata, como el antiguo Secretario de Estado, John Kerry, o la representante Alexandria Ocasio-Cortez.

La multitud de propuestas explicadas en el documento, da lugar a algunas menciones al respecto del futuro del cannabis en Estados Unidos.

Propuestas para el cannabis en EEUU

El documento, de alrededor de 100 páginas, desgrana todos los puntos en los cuales el Partido Demócrata cree que hay que establecer una reforma. Propuestas para defender los derechos de los trabajadores, políticas migratorias justas, desarrollo de planes educativos y una férrea defensa de un sistema de sanidad público son algunas de las guías de los progresistas.

El cannabis aparece mencionado por primera vez en la página número nueve, que asegura que “los demócratas creen que nadie debería estar en prisión únicamente por tomar drogas”.

“Los demócratas despenalizarán el uso de la marihuana y lo reprogramarán a través de la acción ejecutiva a nivel federal. Apoyaremos la legalización de la marihuana medicinal, creemos que los estados deberían poder tomar sus propias decisiones sobre el uso recreativo”.

Además, asegura que “el Departamento de Justicia no debe iniciar procesos federales por conductas que son legales a nivel estatal. Todas las condenas penales anteriores por consumo de cannabis deben ser borradas automáticamente. Y en lugar de involucrar al sistema de justicia penal, los demócratas apoyan el aumento del uso de los tribunales de drogas, intervenciones de reducción de daños y programas de desviación de tratamiento para aquellos que luchan con los trastornos de uso”. De esta forma, se ataja el tema por la vía de la despenalización, no de la regulación y legalización.

Toda la propuesta sobre la regulación del cannabis se enmarca en las reformas a nivel judicial y penal, poniendo especial hincapié en las desigualdades entre gente blanca, personas afrodescendientes y Latinas, asegurando igualdad de derechos y de oportunidades para acceder a unos servicios públicos reforzados.

En la siguiente mención al cannabis, encontrada en la página 59, se puede observar la sinergia entre las propuestas. Comienza mencionando de nuevo la despenalización del cannabis Recreativo y la legalización del Terapéutico. También vuelve a referirse a la medida federal y a la posibilidad de cada estado para tomar sus propias decisiones en torno al Recreativo.

Encontramos un desarrollo más detallado de las proposiciones de corte penal y legislativo, como son:“Borrar automáticamente todas las condenas anteriores por uso y posesión de marihuana. Levantar la cláusula adicional del presupuesto bloqueando a DC (Gobierno Central) de gravar y regular la marihuana legal y eliminar el uso de la marihuana de la lista de los delitos que pueden ser deportados. Animar a los estados a invertir los ingresos fiscales de las industrias legales de la marihuana para reparar el daño a las comunidades negras y latinas más afectadas por el encarcelamiento”.

Esta despenalización del cannabis Recreativo tendría impacto en toda la cadena judicial, al eliminar esos cargos criminales por los cuales un gran porcentaje de americanos afro y latinos se encuentran entre rejas. También tendría repercusión en sus políticas migratorias y sería un acicate para la restitución de dignidad y derechos de las comunidades más pobres afectadas por la Guerra contra las Drogas.

Pasado prohibicionista

La victoria en las primarias demócratas, situaron a Joe Biden como candidato en lugar de su compañero Bernie Sanders. La postura de éste último ante el cannabis era más abierta a la regularización y legalización, como se encargó de sostener en varias ocasiones. Sin embargo, Biden no era tan progresista en ese sentido.

El actual candidato demócrata sostenía en 1989, “¿Es apropiado y legítimo que un gobierno tome una acción que sabemos expresamente que conducirá a la desaparición física y mental de un individuo? Yo digo que no”. Durante una charla con estudiantes en Delaware, afirmó que la legalización de “drogas sintéticas y que alteran la mente, como Cocaína, Heroína o Marihuana, de hecho, eliminaría el beneficio del tráfico de drogas y si no lo elimina, reduciría significativamente la violencia asociada. Pero hacerlo sería un obstáculo moral significativo para el gobierno, porque a diferencia del Alcohol, no se puede ser usuario recreativo de ciertas otras drogas”.

Estos argumentos, rebatidos una y otra vez desde hace décadas, parecían ser la tónica dominante en el discurso de Biden. A diferencia de su compañero, Bernie Sanders, que siempre ha defendido la legalización del cannabis, incluso diseñando un plan de cuatro puntas para su regulación a nivel federal. Incluiría la legalización a través de una orden ejecutiva, abolición de las condenas por cannabis, salvaguarda de las comunidades más afectadas y mantener fuera a las empresas monopolísticas del tabaco.

En la actualidad, Biden ha reformado su discurso sobre las drogas, para avalar la despenalización, sobre la que argumenta que “nadie debe ir a la cárcel por fumar o poseer Marihuana”.

Al revisar la historia de lucha por la legalización de Sanders, puede notarse su mano en todo el documento. Si bien las propuestas son esperanzadoras y parecen abogar por el progresismo, falta por ver quién vence en las elecciones. Intentarán destronar a Trump, quizás lo consigan, y, en ese caso, ¿aplicarán las medidas prometidas o pasará como en nuestro país?

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies