Cerrar
Miguel Vila, ex de Podemos: «no se ve rentabilidad electoral en la regulación del cannabis»

Miguel Vila, ex de Podemos: «no se ve rentabilidad electoral en la regulación del cannabis»

Benito Díaz

Miguel Vila, antiguo diputado de Podemos por Burgos, se encargó de coordinar y dirigir la propuesta del partido de Pablo Iglesias para regularizar el estatus del cannabis en nuestro país. Organizó el encuentro en el Congreso, donde por primera vez las plataformas ciudadanas, los representantes de Asociaciones Cannábicas y los políticos se sentaban en público a discutir sobre la cuestión de la marihuana.

Vila es un hombre joven, de 36 años, residente en Madrid y que luce pelo largo. Primero trabajó con Podemos como Técnico de Imagen, para dar luego el salto a la política. Nos comenta que ahora se encuentra en el paro y alejado de la arena, sin militar en ningún partido. Su salida del partido fue abrupta. Declara que llegó un momento en el que Pablo Iglesias no confió en él y le comunicó que no continuaría tras las elecciones. Cuenta que también tuvo problemas al intentar recuperar su trabajo con ellos. Concluye que ahora mismo sería difícil volver, pero no se cierra la puerta.

Tanto Unidas Podemos, como Más País o Más Madrid me resultan confortables en cuanto a sus principios. Está claro que MP y MM son agrupaciones más jóvenes y les queda mucho recorrido, pero ahora mismo no trabajo con ninguna de las tres”, afirma Vila. También indica su interés en el sector cannábico pues “las drogas y el cannabis en especial» son temas que le han «interesado siempre”.

Reaparece tras dos años de silencio cannábico, condicionados electoralmente.

Proyecto de Ley

La idea que se plasmó en el proyecto tenía una perspectiva democrática. Esto se refiere al beneficio del tejido productivo de España, las medianas o pequeñas explotaciones agrícolas, así como al autocultivador. También a los consumidores y pacientes medicinales. “Manejábamos estas grandes líneas, avanzar en derechos, mejorar la salud pública, reactivar la economía y luchar contra el mercado negro”, cuenta Vila. Reivindica la creación de licencias excluyentes que evitarían el control monopolista de grandes empresas, al no poder poseer todo el sistema productivo.

La regularización del autocultivo tendría que seguir una serie de pautas claras, sin entrar en detalles como los porcentajes de THC de las plantas. “Sí señalábamos cantidades máximas de cannabis que podía tener una persona. Tampoco se podría comercializar lo proveniente del autocultivo, a menos que se participe de un circuito comercial regulado, al estilo de las cooperativas de vinos, por ejemplo”.

Otra parte fundamental del proyecto es el cannabis medicinal. Es capital ponerlo al mismo nivel que el cannabis para uso adulto. Entendemos la urgencia de los pacientes que a día de hoy no pueden acceder a su medicación y que tienen, en gran parte, que acceder a estos tratamientos a través del mercado negro. […]Creo que es fomentar los derechos Humanos: cuando tienes una sustancia que proporciona mejoras de vida a una persona con dolencias y hay una evidencia científica de que es así, nosotros pensábamos que ya no cabía debate. La opinión ya no importa, esto es ciencia”.

Vila relata cómo prepararon la propuesta de Ley, un proceso que duró tres años. Contactos con la sociedad civil, el activismo, ahondando en la cuestión de la realidad española al respecto del Cannabis y tejiendo sinergias entre ellos. El consenso con otros partidos, resalta, fue lo más difícil. Al final, se expuso sobre papel.

Pero nunca se llegó discutir en el parlamento. Se adelantaron las elecciones y se disolvió el gobierno, etcétera. Lo que decía en el tuit del otro día es que ese proyecto de ley sigue existiendo, guardado en un cajón”.

Preguntamos por la razón por la que este proyecto ha quedado relegado de la agenda del socio de Gobierno del PSOE, Podemos. “Saltándonos estos meses de la pandemia, pienso que todo responde a la composición actual del gobierno. La correlación de fuerzas dentro del gobierno favorece al Partido Socialista, una agrupación que siempre se han mostrado contraria a, incluso, a proponer el debate de la regularización. Pero en perspectiva, existe una gran diferencia entre agrupaciones locales y autonómicas, así como las juventudes que, si tienen una postura abierta a plantear el debate, a diferencia del grupo a nivel nacional”. El antiguo diputado afirma que puede ver a Unidas Podemos bastante subordinados a mantener la coalición de gobierno a toda costa, lo que impide plantear nada que pueda suponer un foco de discrepancia interno. “Solo es una suposición. Pero en Podemos estaban muy convencidos de traer este tema sobre la mesa”.

Le exponemos las trabas de los dirigentes de partidos, tales como Pablo Iglesias por Podemos o Íñigo Errejón por Más País, para atender las preguntas de los medios especializados del sector.

No sé por qué hacen eso. Sí te puedo decir que Más País ya ha presentado una PNL en torno a la regularización. Me parece que es la única agrupación que lo ha hecho hasta el momento. Es una diferencia entre esos grupos que merece la pena señalar. Parece que el Cannabis es una cuestión sobre la que es fácil banalizar o ridiculizar, algo grave, porque es un tema como para debatir muy en serio. Además, todavía no está claro en la cúpula de los partidos la rentabilidad electoral que pueden sacar de todo esto. A nivel institucional, es muy importante. Hablando en términos pragmáticos, creo que la regulación sí lo es, pues puede mejorar la sociedad, las condiciones de vida de la gente, es una oportunidad económica, generar una industria nueva, sostenible, que da empleo a cientos de miles de personas. Es posible que el rédito lo puedan ver luego, al conseguir que funcione. En mi caso, pongo esa rentabilidad al margen. Pero es algo que influye muchísimo en los representantes, a los que ya es difícil hasta acceder para conseguir una declaración informada sobre el asunto”.

Círculo Cannábico

No sé cuánta gente hay en el Círculo Cannábico, aunque me aventuro a decir que no mucha. Hicieron un trabajo muy interesante, sobre todo al principio. Fueron los que me expusieron la primera información seria. El primer año fue muy bien, luego la cosa se torció. Desde mi experiencia, fueron los que más palos en las ruedas pusieron en la preparación de la propuesta. Además, por causas un tanto infantiles como la búsqueda de protagonismo, algo que me espantó bastante. Cuando me pongo a trabajar en algo en lo que creo, para conseguir un objetivo, por muchos matices que tenga no puede resultar en una guerra o en una confrontación”.

Aclara Vila que no tuvo desarrollo en el activismo y que su militancia no procede de este Círculo Cannábico. “En la actualidad, no sé cómo están. Pero sí puedo decir que si ellos dicen una cosa y la dirección del partido no lo corrobora, lo que hayan dicho no tiene validez. El Círculo Cannábico no puede ni ha podido hablar en nombre de Podemos”.

Activismo, asociaciones y clubes

Vila reconoce la importancia de los activistas, de su lucha desde hace 20 años por la defensa de los derechos de los consumidores y autocultivadores. A su vez, certifica la labor de las Asociaciones y los CSC, a los que considera una gran victoria del activismo que ha dado lugar a estudios en el ámbito internacional. “Se trata de un circuito que, a pesar de la prohibición, garantiza un consumo relativamente seguro y responsable al sacarlo de la vía pública”. Cita como referencia los códigos de buenas prácticas autoimpuestos. El exdiputado apunta a la inseguridad jurídica que afecta a estos colectivos, señalando que sin los activistas “no habría ningún avance”.

Vila confiesa ser lector de Cannabis.es y no sorprende por tanto que se encuentre al corriente de las últimas noticias al respecto de los casos de Fernanda de la Figuera y Albert Tió. “Es gente a la que se criminaliza y que está ahí por una reivindicación social que está muy extendida en España, el cambio de políticas prohibicionistas y la regularización del cannabis”, declara.

Futuro

A la pregunta de cuándo se legalizará el Cannabis, Vila responde: “Debe pasar pronto, porque nos arriesgamos a perder el tren”. Asegura que tiene más esperanzas en este gobierno y que, si la legislatura es larga, se debe sacar el debate. “Nunca voy a abandonar mi postura de regular tanto el cannabis medicinal como el uso adulto. Pero si al final de esta legislatura se ha legalizado el medicinal, para mi será un gran paso. Puede retrasar el reconocimiento del Uso adulto, cierto, pero estaremos próximos”.

Cerrar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies